Literatura coreana: reseña de The Calligrapher's Daughter de Eugenia Kim

Sinopsis:

A principios del siglo XX, Han Najin, la hija de un maestro caligrafo, desea escoger su propio destino. Inteligente y testaruda, es animada por su madre a luchar por lo que quiere mientras que su padre está determinado en mantener la tradición, más aún cuando Japón está ganando cada vez más el control de su amado país. Cuando busca casar a Najin con un el hijo de una familia aristócrata, su madre desafía a su marido enviando a su hija a servir en la corte del rey como dama de compañía de la joven princesa.

Bajo la sombra de una monarquía en decadencia, Najin comienza un viaje a través de la creciente opresión que cambiará su mundo para siempre. Mientras lucha desesperadamente por continuar su educación, el amor inesperado que encuentra, ¿será suficiente para sostenerla durante la violencia y la subyugación que su país afronta?

Editorial: Henry Holt and Co. (en inglés)
Año: 2009
Páginas: 400 págs.

Opinión: 

Voy a ser sincera, antes de ver el drama Mr. Sunshine no estaba muy interesada en esta época de la historia de Corea (principios del siglo XX). Siempre me había interesado más los siglos anteriores y es lo que siempre había leído, tanto en novelas como buscando información por Google. Pero, mientras el drama estaba en emisión, me empezó a picar la curiosidad por saber más sobre aquellos años y encontré esta novela (y también la novela Pachinko, de la que os hablé en una entrada anterior).

Esta novela, cuya historia comienza en 1915, sigue a Han Najin una chica joven en busca de independencia pero también de amor. Lo cierto es que la historia se va sucediendo muy poco a poco y, al principio, me parecía una novela un poco lenta pero enseguida me adapté al ritmo de la historia y la fui disfrutando más. Es raro encontrar una protagonista que desafíe las tradiciones pero Najin y también su madre están dispuestas a luchar contra las normas.

Hay ciertas partes en la novela en las que la protagonista se encuentra en una especie de camino sin retorno, con una situación de difícil solución. En muchos momentos sentí pena por lo que tiene que vivir Najin y me hubiera gustado que hubiese tenido mejor suerte en su vida. Pero también hay que tener en cuenta que la novela está basada en las vivencias de la madre de la autora, por lo que no caben invenciones de ningún tipo. Lo que pasó es el reflejo de la realidad de una persona que vivió en aquella época y a la que le sucedieron todas esas cosas.



A la vez que se desarrolla la historia de Najin se va relatando la lucha del pueblo coreano por la independencia y vivimos de primera mano hechos históricos como el Movimiento por la Independencia de 1919, en el que el padre de la protagonista participa. Najin y su familia viven los cambios que se sucedieron en aquella época durante el colonialismo japonés y la lucha del pueblo contra las imposiciones.

Me gustó la relación de Najin con Calvin, un chico que estudia para convertirse en pastor protestante, aunque su relación no está exenta de sufrimiento y dolor. Ambos luchan por estar juntos y superar las barreras que la situación de su país impone. Pero su historia es fiel reflejo de las injusticias a las que estuvo sometido el pueblo coreano durante aquellas décadas de comienzos del siglo XX.

En definitiva, una novela interesante, aunque, eso sí, algo lenta. Si preferís una novela en el que sucedan más cosas y de manera más ágil, este libro no es para vosotros. Si os interesa la época, desde luego es una lectura interesante, sobre todo para los fans de dramas históricos, en especial a los que les gustó el drama Mr. Sunshine y que quieran seguir la historia del país más allá de donde lo deja el final del drama.





Comentarios